miércoles, 29 de marzo de 2017

Spoiler

¡Hola!

-Hola, me tenías abandonado.

No, en realidad estaba haciendo lo que me dijiste, armaba mi puzzle.

-¿Y qué tal se ve esa imagen ahora?

Ciertamente mejor, aunque aun no está completa.

-Por supuesto que no, si lo estuviera, entonces ya estarías conmigo.

A veces puedes ser muy aterrador.

-Sí.

...

Pero quería hablar sobre eso. He aprendido mucho en este período, y te agradezco por eso, aunque aun mantengo mi idea tan cínica de que no se puede ayudar verdaderamente a la gente, al menos me hallo reconciliada con la idea del auto-descubrimiento.

-Bueno, me alegro de que hayas vuelto a tu centro espiritual.

Sí, incluso he hecho cosas raras, que creí que nunca haría.

-La vida humana tiene mucho de eso.

Sí, eres retorcido...

-No se trata de eso, sino de hacerlos superar sus límites y prejuicios. para que puedan desarrollar todo su potencial. ¿Qué descubriste de ti misma en ese proceso?

Que era muy tonta, jajaja.

He descubierto que la razón que pretendía dominar, me dominaba a mí. Me cerraba a experimentar algunas cosas que, quizá no son razonables o demostrables, pero son ricas en percepciones. La razón puede medir hechos objetivos y tratar de definir criterios comunes, pero en lo subjetivo cada psique es única, los packs de símbolos se reflejan de manera totalmente original.

-Ya te venía yo diciendo eso ¿no?

Sí, es sólo que es algo que me cuesta asimilarlo en la práctica.

-Ustedes confunden el símbolo con la realidad con frecuencia. Se les olvida que no "son" la realidad, sino sólo son formas de expresión que una verdad inexplicable encuentra para darse a conocer. Han cometido ese error muchas veces, especialmente conmigo. Creen que yo soy como ustedes me inventan, y después se enojan y entran en negación cuando no me comporto como se suponía que tenía que hacerlo según su concepto, es muy gracioso... pero, al menos lo intentan. Tienen que aprender de una observación sincera, con la mente abierta.

¿Alguna vez sabremos la verdad?

-¿Cómo raza? Claro.

¿Como individuos?

-También, todos.

¿Sí? ¿Cuándo?

-Cuando vienen a mí, claro.

¡Pfff! Entonces ya no nos sirve.

-Jajajaja, no les doy tiempo para que hagan spoiler a los demás.














domingo, 14 de agosto de 2016

Puzzles.

Hey.

-¡Hola!

Hola.

-Te vi leyendo el Tarot otra vez.

Hmm. Sí.

-Me gusta que hagas las cosas para las que te crié. Además te levanta el ánimo y no me puedes negar que te gusta también.

No. Bueno sí... No lo sé. Sabes que me gusta pero... Hay un riesgo mayor de volverse soberbio, de engañarse con la ilusión de un poder inexistente... me asusta.

-Entiendo tu preocupación.

Dejé de leer el Tarot por dos motivos: Primero, porque no soportaba el tener que vivir de ello a costa de tener que aceptar cualquier cosa. Las lecturas perdieron todo sentido de descubrimiento para mí, los seres humanos son muy predecibles. Y segundo, el destino.

-¿El destino?

No tiene objeto prever lo que va a ocurrir, si lo evitas a la larga, estás evitando el aprendizaje. Las lecciones se repiten hasta que se aprenden, entras en un loop. Y las personas no están abiertas a razonar en profundidad sólo quieren saber de forma instrumental.

-Podrías verlo como los demás. Hay cierta ingenuidad  en el concepto de "ayudar  otros" que me parece francamente conmovedor.

No, dejé de creer en la posibilidad de ayudar, a menos que pueda elegir la lectura y observar si realmente hay una disposición de recibir ayuda. La mayor parte de la gente consulta más de un Tarotista, una y otra vez hasta que encuentra al que le dice lo que quiere escuchar. Preguntan cada día lo mismo, esperando distinto resultado. La gente tiene muy poco respeto por la inteligencia a la que consulta.

-Pero a mí no me importa, todo lo que haga falta para hacerles la existencia más agradable. ¿No lo ves? Me comunico con ustedes, pero la mayoría no entiende mi lenguaje, no ve los símbolos con la curiosidad precisa y pierden fácilmente la lógica ante el desborde de sus emociones. Quiero que vean, quiero que los que comprenden interpreten para los que no. ¿Para qué mandaría tantos profetas si no?

¿Y cuál es el fin? Nada cambiará.

-Sentido. Ese es el fin.

¿El sentido? Creo que tus profetas están al debe con eso. No somos los mejores, no somos los más sabios. Sólo somos ciegos guiando a otros ciegos.

-Lo sé. Pero todos tienen algo que dar a otro, y espero que cuando te lo pida te pongas a mi disposición. Yo sé lo que hago, hija. No es sólo cada uno y lo que puede dar y lo que quiere recibir, es la suma de las partes interconectadas. Piezas de un puzzle que algún día cada uno completará y al hacerlo, podrá entender el propósito de todo lo que vivió.

Pero ¿No dijiste que el propósito de la vida es vivir, simplemente?

-Asi es, pero todos necesitan saber qué lugar ocupan en ese escenario. Es un asunto de fundamento.

¿Y mi propósito es leer el Tarot?

-Tramposa, arma tu propio puzzle.


sábado, 30 de abril de 2016

Un peligro provechoso.

Ya ha pasado bastante tiempo.

-Lo sé. Espero que haya sido un tiempo provechoso para tu espíritu.

Fue como la coronación de un año complejo para mí, ya lo sabes. Y tú casi me matas.

-¡No!, fue sólo un remezón. Aun no ha llegado tu hora. Te hacía falta luego de tantas dudas, de tanto inquirir dentro de ti una crisis que te devolviera al ahora.

Volví. Tengo que agradecértelo a pesar de que sin querer también pusiste en crisis a mi esposo. Creo que estoy cerrando una etapa oscura, en la que hubo que reordenar mi vida, poner nuevas reglas en nuestra relación y reconstruir la percepción que tengo de mí misma. Es como un epílogo, como esa escena en la teleserie en que se casan los protagonistas y empiezan a mostar que todos tuvieron un final feliz.

-Tuvo buen resultado.

Sí, lo tuvo. Vuelve esa sensación de esta donde quiero estar, de ser quien quiero ser y de estar con quien quiero. Aun amo a mi esposo, y él ha demostrado en esta crisis que también me ama. Pero incluso más allá de eso, me siento más resuelta en cuanto a que ya tengo treinta y dos años, soy una adulta exitosa, tengo mi negocio, un hijo maravilloso y un matrimonio excelente, ya no estoy para aguantar estupideces, quien no sea ningún aporte debe irse, quien me haga mal debe irse.

-¿Y qué tal estuviste en esas horas sin tu cerebro?

Fue extraño. Perturbador. Y adictivo.

-Fueron unos días de descanso que creo necesitabas. Cuando me di cuenta de que necesitaba llenar ese cupo en el hospital me dije: "Tengo a la persona ideal para esta experiencia". Piensas demasiado, tu ruidosa cabeza no te deja vivir la realidad y eso te hace vivir en un stress constante. Necesitabas conectarte con el aquí y ahora unos días, aprender a alegrarte porque caminas, porque puedes cocinar un charquicán, porque puedes mirar a tu hijo, besar a tu esposo y sentirte orgullosa de ellos. Te reduje a lo más básico y fuiste muy feliz. Ustedes le dan demasiada complejidad a las cosas.

Preferiría que hubiera sido menos traumático.

-No podría haber sido menos traumático. Los mensajes suaves no los captan ustedes, son un poco duros. ¿Qué pensaste cuando volviste en ti?

Quise ver a mi familia. Al principio estaba incrédula. Trataba de recordar, pero sólo venían pedazos. incluso ahora. Yo trataba de hablar, de decirle a mi esposo que todo estaba bien, que yo estaba bien... pero salió mal. Mirándolo desde ahora sé que en realidad sólo fue un remezón, que quizá el susto me hizo exagerar todo.

-Estamos bien, entonces.

Estamos bien. Gracias por ponerme en peligro, un peligro provechoso.


sábado, 6 de febrero de 2016

Cómo el cristianismo me hizo taoista (Teología de a pie)

El Cristianismo debe ser, bien entendida, una de las religiones más bellas del mundo. Una doctrina que habla sobre un padre amoroso, íntimo, que nos perdona incondicionalmente, no importa lo que hayamos hecho, pues, con su intervención cada cual verá sus pecados y confesará y "toda rodilla se doblará", algunas más otras menos según méritos me imagino, qué sé yo.
Pero es una religión humana para humanos. No considera al universo más que como una especie de contenedor que algún día colapsará (lo más probable es que por culpa nuestra) y entonces,Dios, nos salvará y nos llevará a algún otro lugar, que, por cierto, es lo que hace en la Biblia de principio a fin: Mover gente.
Pero ojo que no es un problema de la doctrina sino de la gente que la lee. El cristianismo se perdió en el camino porque no es posible para el ser humano perdonar con la incondicionalidad de Dios. El hombre quiere que haya gente en el infierno y yo les juro que Dios no quiere eso y como cualquier padre amoroso va a perdonar a todos. A todos. Y eso duele.
Entonces me dí cuenta del problema: El cristianismo es para los hombres (casi literalmente). y no quiero una religión para los hombres, porque no somos lo mejor ni lo más importante. Quiero una religión para todo, una religión que me considere de la misma forma que a una cucaracha o a un león, porque eso es lo que soy: un habitante más de esta tierra, insignificante y llena de traumas estúpidos y de ideas egocéntricas. Soy parte de la especie que podría destruir el mundo y no me siento especialmente orgullosa de ello, por el contrario, preferiría ser una vaca ¿hay animal más pacífico que una vaca? ¿Por qué iba Dios a querer salvarnos? Vale, nos ama. Si Dios nos va a salvar a pesar de lo tóxicos que somo para todo el resto de la creación, entonces, por Dios que me creeré qué nos ama por encima de todo. Yo, elijo el Tao quizá porque preferiría que se sacudiera de nosotros como los parásitos desagradables en que nos hemos convertido.

Todos queremos ver el mundo arder.

-Ya estás en crisis otra vez...

No eres muy amable ¿uh?...

-Bueno, considerando que sólo me buscas cuando lo estás, era lo más lógico.

No te voy a aburrir con declaraciones insensatas ni preguntas repetidas. No estoy de humor para eso, ni para sermones tampoco. En realidad hablar contigo parece lo normal, sin embargo me doy cuenta de que es inútil. ¿Qué vas a saber tú de las pequeñeces de la vida? ¿Qué pueden importarte a ti las desgracias humanas?

-Oye, oye, basta ya.

Entiendo lo que dices sobre la autoconservación del universo, pero eso no ayuda a enfrentar el día a día. La crueldad del mundo es abrumadora ¿qué consuelo nos queda? ¿Debe ser suficiente saber que mi derrotero es un aporte a la homeostasis cósmica? No, no lo es.

-Calma...

No me calmo, nada. Ahora te aguantas, porque tú me pusiste aquí y me hiciste quejumbrosa y majadera.

-Vale, pero...

Pero nada. Estoy cansada de ti, de tu mundo y de mí misma. Me someto sin chistar a tus designios y no hay paz para mí, sólo más peso y más tristeza. Tú te sientas en tu trono de nubes y nosotros nos ahogamos en la podredumbre.

-...

...

-...

...

-¿Ya está? ¿Te desahogaste?

Sí, ya estoy mejor.

-Tengo que re diseñar esos ciclos hormonales, antes de que termine viendo arder el mundo.

Todos tenemos ganas de ver el mundo arder de vez en cuando...

-Mi parte "femenina" cada vez más seguido. ¿Quieres contarme algo?

No, no era nada de importancia.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Apocalipsis

Estoy harta de los temblores.

-Me imagino, hija, pero vives en un país de temblores. Ya deberías estar acostumbrada.

Eres bien insensible...

-Lo siento, no fue mi intención ofenderte. Sólo pensé que quizá necesitabas que alguien te calmara.

No me calma saber que seguirá temblando forever... T.T

-Hmm... piensa que con cada temblor se libera energía, reduciendo las posibilidades de un terremoto.

Eso es mejor :)
Lo peor es que en estos casos siempre aparecen los alarmistas apocalípticos... me asustan.

-¿por qué?

Porque... me gusta mi vida, me gusta el mundo, no quiero que se acabe.

-Lo siento, pero eso es inevitable. Todo lo que vive, morirá algún día. Eso incluye a la tierra.

Lo sé, lo entiendo, es sólo que prefiero no pensar en ello. Pero esta gente adora las catástrofes, y siempre hay alguna señal profética que les hace pensar que esta vez sí es el fin.

-Hum, si lo piensas bien, no es muy difícil encontrar señales apocalípticas, ya que hay profecías para todos los gustos.

Sí, en eso tienes razón.

...

¿Pero en qué diablos estabas pensando cuando les dictabas tanta pelotudez?

-Hey, yo solamente doy la idea, es el cerebro del receptor el que la traduce y agrega las imágenes necesarias. Además cuando llamo a un profeta nunca es mi intención centrarme en el asunto del fin de la tierra, a mí me interesa el presente. Siempre los llamo para exhortar a los pueblos, a ver si enderezan el camino, pero a veces fue inevitable tener que infundir un poquito de miedo... y bueno, la ley del teléfono, el mensaje llegó un poquito exagerado.

"Un poquito exagerado" ¡Santa madre de Dios!

-En realidad no tengo madre...

¿Y los jinetes del apocalípsis? ¿Y la luna roja? Ay de mí, me vas a volver loca...

-Para un poco. Las imágenes las pone el cerebro humano, sí, sin embargo no son irracionales. La plaga y el hambre y la guerra sí pueden acabar con la humanidad, el individualismo y el alejarse de las normas de Dios, cualquiera sea, también. Las normas inspiradas siempre tuvieron por fin que ustedes vivieran mejor. Pero cuando las di los hombres eran otros, sus cerebros eran más impresionables. El problema es que dejaron las ideas como estaban, en vez de adaptarlas a su realidad. Las personas empezaron a rechazarlas, algo obvio porque son ideas concebidas para humanos del primer, segundo o tercer siglo... ¿Cómo van a vivir personas del siglo veintiuno con esas normas?

¿Entonces no habrá nada de eso?

-Sí, sí lo habrá. De alguna forma. Hay lugares comunes, y también interpretación...

OK, OK, interpretaciones, ya entendí. Pero... ¿Los temblores de ahora son alguna clase de señal?

-No... la tierra siempre se mueve. Lo que pasa es que ahora ustedes tienen tantas formas de comunicarse que se enteran de todo ¡y tan rápido!

¡Uf! ¡Qué alivio!...

-Pero el planeta está cambiando, eso sí es cierto. Y tienen que entenderlo si no quieren terminar provocando ustedes mismos su perdición... una tercera guerra... por ejemplo... escasez de agua... de oxígeno...

Me estás aterrando de nuevo.

-Lo siento, es la costumbre. Para una especie que soluciona todos los problemas con cierta rapidez, inducir el instinto de supervivencia que los haga cambiar requiere medidas más extremas... les cuesta mucho escuchar... un terremotito, un huracancito, una inundación... son más efectivos que un profeta en estos días.

Tu desfachatez me impacta, es...

-Apocalíptica... ¡Ja ja ja!

Tienes el sentido del humor más retorcido...

-¡Culpable!

jueves, 2 de julio de 2015

¿Padre ausente?

...

...

...

¿Sabes? Te iba a hablar y de pronto me quedé en blanco. Me puse a alimentar a mis perros, me fui a ver una serie, cené y vuelvo aquí y me doy cuenta de que pasaron varias horas y no fui capaz de volver a pensar en ti.

-Hola, hija ¿y?¿qué hay con eso?

¿No te molesta? Nos creas, nos das todo cuanto necesitamos y nosotros poco y nada nos fijamos en ti.

-No, no me importa. Tampoco me importan sus alabanzas ni sus ruegos, en realidad.

¡Wow! Wow... para, no sé si quiero saber tanto.

-Eres graciosa. No, no me importa, ¿por qué me iba a importar? Puedo ver dentro de ustedes. Los creé con un propósito, que sean humanos y vivan ¿por qué me iba a enojar porque lo llevan a cabo?Cuando se acuerdan de mí lo agradezco, pero el resto del tiempo es lo más importante.
¿Cómo vas con lo tuyo?

Bien, bien... creo.

-El otro día me di cuenta que reflexionabas sobre la edad. Me parece interesante observar tus cambios.

¿Por qué mejor no me ayudas? Me encuentro muy obsesionada con mi peso, y no comprendo por qué.

-Sólo tienes miedo de perder tu apariencia juvenil. Envejecer implica que te encuentras más cerca de la muerte, y eso da miedo. Bueno, a ustedes. Tienes treinta y un años. Ya dejaste de buscar quién eres y de aprender a sobrevivir en el mundo; ahora vas a pensar en para qué vives, cuál es tu propósito, tu papel en la creación. Intentarás hacer algo bueno, algo importante. Es una etapa interesante, aunque te pueda parecer algo... complicada. Lo siento por eso.

Vivir es complicado.

-Lo es, por eso hay tanta riqueza en la vida. La vida es prolífica en muchos niveles, y en muchas formas. Creación infinita y constante, para ustedes, con ustedes y a través de ustedes. No sólo me refiero a los humanos, sino a toda la creación. 

Ya me has dicho eso muchas veces.

-Lo sé, lo siento. Pero por alguna razón siempre terminamos en lo mismo. La vida siempre es el gran tema. Pero, para aclarar tu inquietud, y con esto me refiero a la verdadera: No, no te voy a castigar por dejarme de lado por tu vida.

¿No hay "castigo divino", entonces?

-Hmmm, sí y no. Hay, desde el punto de vista de ustedes, que muchas veces no comprenden las causas de sus efectos; pero no estoy en plan de meterme en la vida de nadie, ya para eso creé un mundo que de mantiene equilibrado por sí solo. A veces he intervenido cuando ha sido necesario, pero sólo uno que otro empujoncito. La mayoría de las cosas son mérito suyo.

Eso es equivalente a decir que estamos solos.

-Según tú lo entiendes, sí.

¡Es horrible! ¿qué clase de padre...

-Trata de entender. El tiempo es mío. Todo lo que tú harás en veinte años ya lo hiciste para mí. En realidad yo estoy por delante de ti, más que contigo. Es como si yo fuera caminando delante, limpio el camino, voy quitando y dejando piedras, seleccionándolas para que sólo queden aquellas con las que puedes tropezar, para que siempre te levantes. No estoy "contigo" como tú lo entiendes, pero estoy ahí. Míra bien y me hallarás.

A Moisés con la poesía críptica.

-Te amo, hija, pero también a todas las demás criaturas. Si mi amor fuera como el de ustedes, sólo me encontraría una y otra vez en medio de dos chicos caprichosos que pelean por atención y deseos. Mi amor está en hacer lo necesario para que sobreviva la creación. Y a veces lo necesario no es lindo para ustedes. Lo siento.

No sé si lo entiendo.

-Lo entenderás. Te he criado para eso.